SeCalcula Blog

Tu blog sobre Calculadoras Online

Hit enter after type your search item
SeCalcula Blog

Tu blog sobre Calculadoras Online

Cómo hacer frente a la pérdida de leche materna durante la lactancia

pérdida de leche materna durante la lactancia
pérdida de leche materna durante la lactancia You are Reading..

Cómo hacer frente a la pérdida de leche materna durante la lactancia

Comparte con los demás

La pérdida de leche materna es frecuente en las nuevas mamás, especialmente en las primeras semanas después del nacimiento del bebé.

Su cuerpo está tratando de establecer su suministro y calcular cuánta leche producir para cada alimento. Las madres que han amamantado antes tienden a tener menos fugas o se detienen más rápido que si fuera su primer bebé.

Puede notar que tiene fugas mientras alimenta al bebé o, a veces, incluso entre comidas. Es común gotear o rociar leche si estimula su «reflejo de decepción».

La fuga a menudo ocurre:

  • En las últimas semanas de embarazo
  • Si pasas demasiado tiempo entre alimentaciones
  • Del seno «libre» cuando amamanta
  • Cuando su bebé llora, si piensa en el bebé o ve una foto
  • En la ducha
  • Durante el sexo
  • Mientras duerme

La pérdida de leche puede ser un pequeño inconveniente para algunos o puede ocurrir en momentos inapropiados y causar vergüenza. Esto último es más común si tienes hiperactividad. decepcionar reflejo o aumentar el suministro de leche.

La imprevisibilidad de la pérdida de leche materna puede ser desordenada y frustrante para las madres si continúa.

Esta guía le ayudará a aprender cómo lidiar con la pérdida de leche materna como madre nueva.

1. Use almohadillas de enfermería

Para protección inmediata contra fugas, usar tableros de enfermera Es la mejor solución. Una almohadilla para el pecho absorberá las fugas y protegerá su ropa de parches mojados. Mira nuestro almohadillas de lactancia favoritas aquí.

Las almohadillas de enfermería están disponibles como desechables o reutilizables. El tipo desechable es conveniente ya que son de un solo uso y no requieren mantenimiento. Sin embargo, deberá comprarlos regularmente, lo que puede sumar con el tiempo. En una emergencia, corte una compresa sanitaria por la mitad y hará el mismo trabajo.

Las almohadillas de tela (o lana) se usan una vez y luego se lavan después de su uso. Si bien requieren más esfuerzo, son una mejor opción si desea ahorrar dinero o ser más ecológico.

Algunas mamás no están demasiado interesadas en usar toallas sanitarias regularmente, ya que pueden ser bastante voluminosas debajo de la ropa. Las condiciones húmedas también pueden dejarlo más propenso a las infecciones por hongos, como la candidiasis, así que recuerde cambiarlas regularmente.

2. Alimenta regularmente

Si sus senos se sienten pesados ​​y llenos, conocidos como congestión, es más probable que tengan fugas. Esa sensación incómoda le da una señal de que el bebé necesita alimentarse. Al alimentarse regularmente, debe reducir el número de incidentes de «fugas».

Un bebé que llora es una señal de hambre tardía y es importante aprender y reconocer las señales tempranas de hambre de un bebé. La alimentación regular también evitará que desarrolle conductos bloqueados, mastitis o abscesos mamarios más graves. También lo ayudará a prevenir fugas futuras al regular su producción de leche más rápido.

3. Expresa tu leche

Si no tiene un bebé cerca cuando comience a tener fugas, es posible que desee extraer su leche para evitar que se hinchen. Incluso si no posee un extractor de leche, recomendamos encarecidamente que todas las madres que amamantan aprendan a extraerse la mano para este tipo de situaciones.

La expresión de la mano es útil si puede amamantar al bebé pronto, por ejemplo, si sale de noche. Si está lejos del bebé por más tiempo, por ejemplo, en el trabajo, debería considerar comprar un extractor de leche manual o eléctrico para asegurarse de extraer la leche con tanta frecuencia como lo hace el bebé.

Tenga cuidado de no bombear con demasiada frecuencia, ya que para algunas madres esto puede causar sobreestimulación y aumentar la probabilidad.

4. Aplicar presión

Una de las mejores recomendaciones de los consultores de lactancia para prevenir las fugas es aplicar presión en los pezones. Si siente la sensación de hormigueo de su «bajada», cruce su brazo sobre sus senos y aplique una ligera presión tirando hacia adentro hacia su pecho.

Revisar la LilyPadz almohadillas alternativas para el pecho que también funcionan con este principio. Son «almohadillas» de silicona transparentes y delgadas que aplican una ligera presión sobre el pezón y evitan las fugas. Estos son geniales ya que son mucho menos notables que las almohadillas voluminosas regulares. Debe continuar amamantando o exprimirse regularmente con estos o pueden no evitar fugas.

5. Ropa táctica

Un consejo importante de otras mamás es asegurarse de que lleves tops o vestidos sólidos estampados u oscuros, especialmente en los primeros días. Esto hará que sea más difícil ver cualquier parche mojado en su parte superior y evitará la vergüenza.

Si es posible, trate de mantener un chaleco de repuesto en su bolso para lidiar rápidamente con cualquier percance. Las chaquetas, los cárdigans y las bufandas infinitas son excelentes alternativas de «encubrimiento» si alguna fuga ocurre en público.

6. Atrápalo

El momento más común en el que puede tener fugas es cuando está amamantando por un lado y el otro seno comienza a tener fugas. Esto sucede cuando sus hormonas son estimuladas por el bebé lactante y «activan» ambos senos.

Si está en casa, la mejor manera de lidiar con esto es pegar una toalla o un paño de muselina sobre el pezón para atrapar cualquier goteo o aerosol. La fuga solo debe durar unos minutos como máximo y luego asentarse.

7. Colecciónalo

Algunas madres no pueden soportar ver que se desperdicie leche materna durante una sesión de lactancia. En lugar de atrapar cualquier fuga de «decepción» con un paño, intente usar conchas de pecho o un Bomba Haakaa para recoger la leche

Estos son geniales si pierde mucho durante una alimentación. La leche se puede transferir de la cáscara a una botella de recolección y almacenarse en el refrigerador o congelador, al igual que la leche extraída.

Simplemente coloque la concha en su sostén y la leche goteará mientras amamanta al bebé. No se recomienda usarlos como alternativa a las almohadillas para los senos. Una razón es que se verían con una forma realmente extraña en tu parte superior. La segunda razón es que deben esterilizarse entre usos, y la recolección de leche entre los alimentos se considera insegura para la alimentación.

8. Use hielo

La investigación ha demostrado que el hielo inhibe su reflejo de decepción. Si siente ese hormigueo revelador, con los senos llenos, intente colocar una compresa de hielo o una compresa fría en el seno para evitar fugas.

Este método solo debe usarse como una medida preventiva de emergencia. Esta es una técnica que a menudo usan las mamás alimentadas con fórmula mientras esperan que su leche se «seque» después del nacimiento. Es mejor amamantar o exprimirse regularmente si sus senos están congestionados. De lo contrario, corre el riesgo de disminuir su suministro de leche, ya que su cuerpo piensa que el bebé no necesita tanto.

9. Comprueba tu dieta

Es posible que no se dé cuenta de que hay ciertos alimentos con propiedades de «aumento de la leche». Estos alimentos se conocen como alimentos lactogénicos. Verifique su dieta para saber si come estos alimentos con frecuencia.

Si tiene una gran ingesta de alimentos lactogénicos y amamanta o se exprime regularmente, esto puede causar una sobreproducción. El primer paso sería reducir el consumo de alimentos responsables y ver si eso hace una diferencia en la frecuencia con la que se filtra.

10. Protección nocturna

Las fugas por la noche son comunes ya que su bebé comienza a dormir por períodos más largos. Puedes usar un dormir sujetador de lactancia con almohadillas para el pecho. Los sostenes para dormir están hechos de algodón suave con poco soporte y están hechos para la comodidad durante la noche. Si tiene muchas fugas, considere doblar con almohadillas durante la noche.

Si prefiere no usar sostén mientras duerme, una alternativa es colocar una toalla de baño grande solo a nuestro lado de la cama. Esto no detendrá las fugas, pero protegerá su colchón de la leche materna.

Algunas mujeres pueden tener fugas todo el tiempo que amamantan hasta 3 semanas después del destete. Si alguna vez le preocupa la pérdida de leche o si continúa por más tiempo, comuníquese con su médico o asesor de lactancia para obtener asesoramiento.

Visita nuestra Calculadora de Embarazo

Calculadoras Online


Comparte con los demás

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *